Blog / Bloga

Euskadiko lankidetzaren apustua, Kivu Sur, Congo-ko emakumeen eskubideen alde

Kivu Sur-ko probintzia, Kivu laku ertzean aurkitzen da eta Congo-ko I. eta II. gudak izan zituen lekuko, non lau miloi persona baino gehiago erahilak izan ziren. Zenbaki tragiko honek, guda hau gatazkarik hilgarriena bilakatu zuen II. Guda mundialaren atzetik, inguruko herrialdeetako miloika desplazatu eta errefuxiatu kontuan izan gabe.

Nahiz eta guda hau, teorikoki 2003an bukatu, lurralde hau ez zen guztiz baketuta geratu eta horren froga da, NBEk misio bat duela bertan, zibilak babestu eta bakea sendotzeko (Hala ere, azkenaldian, zoritxarrez, erakunde honen betebeharrak zalantzan jartzen ari dira bai bertako zein atzerriko beste erakundeen aldetik).

Congo-ko Coopera erankundea, lurralde honetan lanean hasi zenean, 2007. urtean, bazekiten ez zela erronka erreza izango “Emakume izateko munduko lekurik txarrena” izendatu zutenean, bertan, egunean 1.152 emakume  bortxatuak izanik.

Ibilbidea, Lwiro izeneko herritxo baten hasi zuten eta bertan bat, bi, hiru.. ehundaka emakume indartsurekin egin zuten topo. Etorkizun hobe bat nahi zuten eta euren eskubideen alde borrokatu. Bertan hasi zen gaur arteko lan bidai hau.

  1. urtean, Cooperak, bere kide Euskaldunari lankidetza esaktu zion, Coopera Euskadiri, eta Garapenerako euskal agentziaren laguntzarekin, gaur egun, Kivu Suren, gaitasunak indartzeko proiektu bat aurrera eramaten ari dira, bertako 550 emakumeren laguntzaz.

Munduko txoko honetan, borrokak izen asko dituelako eta guztiak emakumezkoak, Clementine, Siara, Julienne, Joel.… Gaur egun, euretako gehienen harrotasuna daukagu, behin euren nekazaritza eta abeltzaintza ekologikoko kurtsoak amaituta, beren kooperatiba propioa eratu dute, euren produktu “Ecolo-femmes” merkaturatzeko eta laster salgai jarriko dituzte, bertako gentea eraikizen ari den 4 denda txikitan, Lwiro, Katana, Kavumu eta Mabingun.

Miresgarria, dudarik Gabe, gatazka egoeretatik kanpo bizi garenontzat, euren jokabide heroikoa, aitortua izan gabe, herrialde bat aurrera eramaten ari dira, euren eskubideen alde borrokatu eta egunero zailagoa bilakatzen dute, biktima huts moduan tratatu edo eurenganatzea.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

La provincia de Kivu del Sur, situada a orillas del gran Lago Kivu, fue  escenario de la I y II guerra del Congo, que costaron la vida de más de cuatro millones de personas, esta trágica cifra convirtió esta guerra en el conflicto más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial,  eso sin contar los millones de desplazados y refugiados en los países vecinos.

A pesar de que esta guerra terminó teóricamente en el año 2003, la zona no quedó totalmente pacificada y como prueba de ello hay una misión de la ONU cuyo objetivo es proteger a la población civil y consolidar la paz (aunque por desgracia en los últimos tiempos, el papel de este organismo, también está siendo cuestionado por organizaciones del país y extranjeras).

Cuando la organización congoleña Coopera empezó a trabajar en la zona en el año 2007 sabía que el reto no era sencillo en un país que había sido declarado “el peor lugar de la tierra para ser mujer” con la escalofriante cifra de 1.152 mujeres violadas cada día en el país que lo constataban.

Pero comenzaron su andadura en la pequeña localidad de Lwiro y se encontraron con una, dos, tres…  cientos de mujeres fuertes que querían buscar un futuro mejor  y luchar por sus derechos, y ahí comenzó un largo recorrido de trabajo hasta hoy.

En el 2015 Coopera buscó la colaboración de su socia vasca, Coopera Euskadi, y con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperacion al Desarrollo están actualmente ejecutando en Kivu Sur un proyecto de fortalecimiento de capacidades con  550 mujeres de la zona.

Porque  aquí, en este rincón del mundo, la lucha tiene muchos nombres y todos  de mujer Clementine, Siara, Julienne, Joel.… A día de hoy podemos contar con orgullo que la mayoría de ellas ya han finalizado sus cursos de formación en agricultura y ganadería ecología, han constituido su propia cooperativa para comercializar sus productos “Ecolo-Femmes” y pronto los pondrán a la venta en cuatro pequeñas tiendas que las gentes de la zona están construyendo en Lwiro, Katana, Kavumu y Mabingu.

Un ejemplo sin duda para quienes vivimos fuera de las situaciones de conflicto, porque sin que su actuación heroica sea reconocida, levantan un país, luchan por sus derechos y hacen que cada día sea más difícil llamarles tan solo víctimas.

Previous
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *