Blog / Bloga

Metáfora perfecta

El elefante que adorna nuestra oficina es una metáfora perfecta de África. Le han arrancado los colmillos y parte de una oreja, pero mantiene su fuerza, su dignidad, su belleza, su futuro.

África es un continente riquísimo. Por poner algunas cifras, el potencial de riqueza mineral en Sudáfrica se calcula en aproximadamente 2,5 billones de dólares, el valor de las reservas minerales por descubrir en RD Congo en 24 billones de dólares; diversos estudios señalan que el subsuelo africano tiene cerca del 9% de las reservas petroleras del mundo y también de agua, medio millón de km³; según la FAO, en 2017, la pesca en todas las costas africanas alcanzó el valor de 7.272 millones de dólares y para terminar, África cuenta con la población más joven del mundo (200 millones de personas entre los 15 y 24 años).

La otra cara de moneda, los colmillos y la oreja arrancados, es el enorme capital, 203.000 millones de euros que salen cada año como repatriación de beneficios de las empresas extranjeras que operan en África, 68.000 millones escapa en fuga de capitales, además de los 18.000 millones pagados en el servicio de la deuda.

Sin embargo, la fuerza, el genio de África se manifiestan en múltiples áreas, por ejemplo, la media de crecimiento económico de los países africanos está por encima del 3,5%, son africanas 25 instituciones académicas dentro de las 1000 universidades del Ranking Universitario Mundial 2018. De 25 millones de africanos que en 2018 abandonaron su país natal para buscar mejores oportunidades en otro lugar, casi 20 millones eligieron como destino otro país africano; el arte se han revelado como un gran agente de transformación social y hemos podido ver su pujanza en la exposición “Making Africa” que contemplamos en nuestros museos entre los años 2015-2017.

¿Qué conclusiones se pueden sacar? Que África es el continente del futuro, que va a avanzar con todo su poder y su esplendor, aunque sin colmillos y media oreja, y que debemos prepararnos para acoger e integrar todo ese potencial. África tiene en sí misma la solución a sus problemas; por esta razón, antes de actuar en África, escuchemos a su gente, entendámosla y prestemos el apoyo que requieren.

Previous
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *